jueves, mayo 31, 2007

‘El bienestar de la apariencia’ por Benjamín González Buelta, SJ

Sobre los EE. EE. de San Ignacio de Loyola, 56.(1)

‘¡Ay de vosotros, los que ahora reís,
porque os lamentaréis y lloraréis!’ (Lc VI, 25)


‘¡Ay de aquellos
—que saborean el dulce del azúcar en platos refinados, pero no tienen paladar para la amargura del haitiano que corta la caña;
—que miran la belleza en las fachadas de los grandes edificios
pero no oyen en las piedras el grito de los obreros mal pagados;
—que pasean en carros de lujo por las nuevas avenidas,
pero no tienen memoria para las familias desalojadas como escombros;
—que exhiben ropa elegante en cuerpos bien cuidados
pero no se preocupan de las manos que cosechan el algodón;
porque dejan resbalar sobre la vida su mirada
de turistas y no contemplan
detrás de la fachada con ojos de profeta!

¡Ay de aquellos
—que sólo ven en el pobre una mano que mendiga
y no una dignidad indestructible que busca la justicia;
—que sólo ven en los numerosos niños marginados
una plaga y no una esperanza para todos que hay que cultivar;
—que sólo escuchan en los gritos de los pobres
caos y peligros y no oyen la protesta de Dios contra los fuertes;
—que sólo contemplan lo sano, bello y poderosos
y no esperan salvación de lo más bajo y humillado,
porque no podrán contemplar la salvación
que brota en el Jesús marginado desde abajo!’


(1) ‘El primer punto es el proceso de los pecados, es a saber, traer a la memoria todos los pecados de la vida, mirando de año en año o de tiempo en tiempo; para lo cual aprovechan tres cosas’.

4 comentarios:

Aeronauta dijo...

Gracias, Ululatus, por tus saludos :)
Deseaba dejarte acá mi comentario de allá, de mi sitio.
******************

En relación a "dejar un poco más abierta la puerta", yo la abiría de par en par, pero no saco nada, pues el asunto es que el Maestro dejó unas condiciones muy claras: " que haya un solo rebaño con un solo pastor", y ya se ve que lhay quienes se apropian de este derecho no son los sucesores de Pedro, piedra de la única Iglesia, y la única que cumple todos los requisitos es la Católica Apostólica y Romana, y si no, ¿por qué nos acusan ahora de abusos y/o pecados de antaño? pues es la única con esa continuidad que la hace reconocible. Por desgracia, se resaltan las debilidades de sus mienbros humanos sin considerar el verdadero milagro de su permanencia, cosa que se la adjudico a la asistencia del Espíritu Santo prometida a los apóstoles.

Carlos JBS dijo...

—que sólo ven en el pobre una mano que mendiga
y no una dignidad indestructible que busca la justicia;

... para repetirse varias veces al dia...

Ululatus sapiens, S. I. dijo...

Es un poema mucho, muy fuerte, pero imprescindible para el que se dice cristiano.

¡Saludos y gracias por responder!

milanta dijo...

Hola, saludos desde Perú. Gonzalez Buelta es un genio, necesitamos varios como él y como Arrupe también.