domingo, agosto 08, 2010

‘Los fariseos’ de Charles Péguy


Los fariseos quieren que los demás sean perfectos,
lo exigen.
No saben hablar de otra cosa.

Pero Yo soy menos exigente, dice Dios.
Porque Yo sé muy bien lo que es la perfección y no exijo tanto a los Hombres.
Precisamente porque Yo soy perfecto y no hay en Mí más que perfección,
no soy tan difícil como los fariseos.
Soy menos exigente. Soy el Santo de los santos y sé
lo que es ser santo, lo que cuesta, lo que vale.
Son los fariseos los que quieren la perfección.
Pero para los demás.
Encuentran siempre indignos a todos los demás, encuentran
indigno a todo el mundo.

Pero Yo, dice Dios, Yo soy menos difícil,
y encuentro que un buen cristiano, un buen pecador de
la común especie es digno de ser mi hijo
y de reclinar su cabeza sobre mi hombro.

Charles Péguy (1873-1914)

11 comentarios:

Peritos dijo...

¡Muy bonito...! ¿Lo tienes en el idioma original...?

Ululatus sapiens dijo...

No, por desgracia.

Peritos dijo...

Lo buscaré, y, si lo hallo, te lo paso.

Saludos.

Anónimo dijo...

«Malheur à vous, scribes et pharisiens hypocrites.»

Peritos dijo...

En Google, si ponés la frase del anónimo de arriba, te la cambiá "pharisiens" por "parisiens", jajajaja...

"Malheur à vous, scribes et parisiens hypocrites".

Anónimo dijo...

Maravilloso, gracias por compartirlo.

Supongo que también existirán algunos parisinos hipócritas....

Peritos dijo...

Con gusto, jajaja...

Ululatus sapiens dijo...

Gracias a ambos dos por compartir y escribir por acá. Ya tendré que buscar más libros y cosas de Péguy (en el idioma que se deje), pues alguien dijo que él reinventó el catolicismo para el siglo XX...

¡Saludos!

Meruti Mellosa dijo...

Si esto pasa porque platiques, ya no te pongas a platicar. A parte de eso, ya lo conocía, y siempre me conmueve.

Ululatus sapiens dijo...

No, no se lo dediqué farisaicamente a nadie. Lo leí y me conmovió. Ahora que a ver a quién no le ha quedado el saco al menos una vez...

Beren dijo...

A mi también me conmovió, muchas gracias por compartirlo. Dios te bendiga.